Finales desconocidos de películas y obras literarias

El final de una película o novela es lo último que capta nuestra retina y se mantiene en nuestro recuerdo un tiempo después, sobre todo si el desenlace nos ha impactado. Existen finales memorables en la historia del cine y la literatura, pero ¿sabías que algunos de ellos no fueron los desenlaces que figuraban en el guión original?

Estos son algunos ejemplos:

 

Atracción fatal. En un principio el personaje de Glenn Close se degollaba a sí misma en una bañera. Pero los productores pensaron en transformarla en una psicópata que intenta asesinar a su amante y su familia cuando este la abandona.

En el argumento de Alien, el monstruo atrapaba a la teniente Ripley, aunque no la mataba.

El desenlace que todos conocemos de la mítica película Casablanca se decidió a última hora. Antes se había barajado la posibilidad de que los protagonistas acabaran juntos.

La primitiva idea de Brom Stoker para finalizar su novela Drácula era que la heroína dejara a su prometido y se entregara al monstruo para así vivir juntos  eternamente.

Anna Karénina. Cuando León Tolstoi la escribió, la protagonista no moría, y su amor, el conde Bronski, regresaba a su lado.

El resplandor. En el guión inicial, el personaje de Jack Nicholson se perdía en el laberinto, pero no se le veía morir.

En la primera versión de El libro de la selva que Kipling redactó, Mowgli era asesinado por el tigre Shere Khan.

En la película La reina de África, los protagonistas, interpretados por Humphrey Bogart y Katherine Hepburn, no sobrevivían; morían ahogados.

Pretty woman. El personaje de Richard Gere estaba casado y, al final de la película, abandonaba a su amante (Julia Roberts) y volvía con su esposa.               

 

 

 

Fuente: www.quo.es    

Escribir comentario

Comentarios: 0