Simbolismo de la Navidad

La palabra Navidad viene del latín nativitate y significa nacimiento.

En estas fechas conmemoramos el nacimiento del Niño Jesús. Y precisamente, el nacimiento de un niño simboliza un cambio, una nueva vida, transitar por un nuevo camino.

 

Para Alberto Peña Chavarino, la Navidad “es un momento de renovación para volver a conectar con nuestros valores e ideales más profundos”. Para recordar quiénes somos y todas las virtudes que poseemos. Además la Navidad nos ofrece la oportunidad de recuperar lo que es verdaderamente importante en nuestras vidas, conectando con nuestra armonía, la que nos proporciona paz.

 

Los distintos objetos que se utilizan en las celebraciones navideñas tienen su particular significado:

La estrella que se coloca en la parte superior del árbol ilumina nuestro camino. Representa la esperanza y la luz para alcanzar una vida mejor.

Cuando S. Bonifacio evangelizó las tribus germanas, utilizó el abeto como símbolo de eternidad (ya que es de hoja perenne), al igual que Jesús. Al contrario que los dioses paganos que estos pueblos adoraban.

La costumbre de hacer regalos procede del Neolítico y de las celebraciones que se hacían durante el solsticio de invierno, donde se intercambiaban regalos. No cumplir con este ritual atraía la mala suerte.

Las piñas poseen doble significado: el secretismo y la unidad de la familia o grupo.

Las bolas de colores encarnan la abundancia y los dones que Dios otorga a los hombres.

La luz de las velas representa a Cristo como la luz del mundo que acaba con las tinieblas.

Los ángeles son los mensajeros de Dios. Simbolizan el amor y la bondad.

 

 

 

Fuente: 20 minutos.

Escribir comentario

Comentarios: 0