Musas y grandes escritores

En la antigua Grecia, las musas eran deidades que vivían en el Parnaso o Helicón y protegían las ciencias y las artes liberales, especialmente la poesía. Con su poder misterioso y fascinador inspiraban a los artistas de la Antigüedad. Con el paso del tiempo, aquellas divinidades se convirtieron en personas de carne y hueso. Son numerosos los escritores que se obsesionaron o amaron a mujeres que fueron su fuente de inspiración. 

Estos son algunos ejemplos:

 

Dante y Beatriz: un amor platónico que impregnó toda su vida, así como su poesía.

Garcilaso de la Vega e Isabel Freyre: ella era una dama de la corte de la emperatriz Isabel de Portugal que no sabía de la existencia de Garcilaso. Pero él se enamoró perdidamente de ella.

Edgar Allan Poe y Virginia Clemm: eran primos hermanos y se casaron cuando ella contaba tan solo 13 años y él 27. La prematura muerte de ella, tuvo gran influencia en su obra.

Lewis Carrol y Alicia Lidell: Alicia era la hija pequeña de un amigo de Lewis. Se obsesionó con ella a pasar de la diferencia de edad. Aquella pasión enfermiza tomó forma de libro en 1864.

Gustavo Adolfo Bécquer y Julia Espín: El poeta se enamoró profundamente de ella, y aunque la relación no se consolidó, algunas de sus primeras Rimas fueron inspiradas por este amor.

Petrarca y Laura; Óscar Wilde y Bosie; Antonio Machado y Leonor; Julio Cortázar y Edith Aron; Gabriel García Márquez y “La Gaba”

 

 

 

Fuente: Juanberpor´s Blog

Escribir comentario

Comentarios: 0