Escritores que encontraron el éxito con un solo libro

Puede que escribieran más libros, o puede que el destino truncara sus carreras y sus plumas ya no contaran más historias, pero lo cierto es que algunos escritores solo son reconocidos y recordados por un solo título. Un único libro les proporcionó fama y éxito, pero  también marcó sus vidas. 

Le sucedió a Margaret Mitchell, autora de Lo que el viento se llevó, uno de los libros más vendidos e inmortales de todos los tiempos.  Aparte de esta novela, solo escribió algunos artículos periodísticos.

El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger, se convirtió en todo un clásico de la literatura norteamericana. Sallinger, agobiado por la popularidad, se aisló del mundo voluntariamente.

El impactante éxito de Matar a un ruiseñor, abrumó de tal manera a Harper Lee que este no volvió a publicar ningún libro.

Oscar Wilde y Emily Brontë consiguieron fama mundial gracias a una sola novela: El retrato de Dorian Grey y Cumbres borrascosas, respectivamente.

Carmen Laforet tenía tan solo 23 años cuando ganó el Premio Nadal con Nada (1944), pero esta victoria y sus consecuencias la angustiaron de tal modo que perdió el gusto por la escritura.

Después de Memorias de una Geisha, Arthur Golden no ha conseguido otro éxito.

John Kennedy Toole, autor de La conjura de los necios, se suicidó sin haber visto editada su  única obra. Gracias a los esfuerzos de su madre, el libro se publicó once años después de su fallecimiento.

Escribir comentario

Comentarios: 0