Escritores y Asesinos. Tinta y Sangre.

¿Dónde finaliza la ficción y dónde comienza la realidad? A lo largo de la historia, de forma intencionada o accidental, y por la razón que fuere, varios han sido los escritores que rebasaron esa tenue frontera entre lo auténtico y lo fantástico.

La mano que plasmaba en un papel la inspiración que brotaba en su interior, se distanciaron del tintero para ser manchadas con sangre.

Comenzamos este repaso con Anne Perry, exitosa autora de novelas policíacas. Ella y su mejor amiga, Pauline, fueron declaradas culpables del asesinato de Honora Rieper, la madre de Pauline. Al ser menores de edad evadieron la pena de muerte. 40 años después, esta historia fue llevada al cine (Criaturas Celestiales).

Krystian Bala fue descubierto por su propia obra. El asesinato de Dariusz Janiszewski, cometido en el año 2000, se dio por cerrado en el 2003 por falta de pruebas. Tiempo después, llegó a las manos de un investigador la primera novela escrita por Bala, Amok (2003), donde se detallaba un crimen idéntico al de Janiszewski. Tras una ardua investigación demostraron que Bala fue el autor del crimen. 

El asesino en serie Jack Unterweger, condenado a cadena perpetua, se hizo escritor tras ingresar en prisión. Gracias a la popularidad de sus cuentos, un grupo de intelectuales austriacos comenzaron un movimiento para su liberación. En 1990 consiguió la libertad y en menos de un año volvió a matar a otras 6 mujeres. Regresó a prisión donde se ahorcó.

Las drogas, el alcohol y la estupidez humana, se unieron en el asesinato perpetrado por William Burroughs. El novelista, bajo los efectos de estupefacientes, quiso emular a Guillermo Tell. Colocó una fruta sobre la cabeza de su mujer, Jane, y en vez de usar una ballesta, utilizó una pistola. ¿El resultado? El disparo no acertó en la fruta, sino en la cabeza de su esposa.

Incluso Arthur Conan Doyle y Edgar Allan Poe, estuvieron en el punto de mira por presuntos asesinatos, aunque en estos casos no se obtuvieron pruebas concluyentes.

 

Vida y literatura están entrelazadas. En algunas ocasiones, tinta y sangre, también. 

Escribir comentario

Comentarios: 0