La manipulación mental de Stanley Kubrick

No queremos inviste a que hagas el MAL, pero es bueno conocer los retorcidos trucos que algunos genios de la manipulación mental han utilizado para conseguir sus oscuros propósitos. En este caso, cómo el director de cine  Stanley Kubrick sacaba lo mejor y lo peor del reparto del resplandor (no te preocupes, no vamos a destripar la película).


En El Resplandor, una película que se centra en el tema de la locura, Kubrick se propuso sacar el lado más oscuro de la pareja protagonista, Jack Nicholson y Shelly Duval. El modo habitual para ello era repetir escenas una y otra vez, hasta el punto de lograr el récord de grabaciones de una misma toma. Ciento veintisiete según el libro Guinness.


Tanto repetir no parecía que fuese estrictamente necesario, ya que Kubrick solía quedarse en muchas ocasiones con la primera toma. Quizá lo hacía para extenuar física y mentalmente a sus actores y conseguir así que la locura se sintiera en el ambiente del rodaje. Ya se lo preguntó el crítico de cine Roger Ebert: "¿Quería Kubrick que los actores llegaran al convencimiento de que ellos mismos estaban encerrados en un hotel con otro loco, su director?".


Además de este peculiar modo de filmar, hay que destacar el caso de la verdaderamente atormentada Shelly Duval, que tuvo que recibir ayuda psiquiátrica después del rodaje. Kubrick fue durísimo con ella, al borde del maltrato psicológico. Aunque ella declaró que jamás volvería a trabajar con Kubrick, tuvo que reconocer que él fue capaz de sacar lo mejor de ella como actriz.


¿Y cómo trató el director al niño protagonista? Pues ni se enteró de que estaba rodando una película de terror. De hecho, la vio por primera vez once años después, cuando ya tenía edad para verla. Esto nos hace ver que Stanley Kubrick sabía extraer todo el talento de sus empleados y crear un producto. Uno que permanecerá para siempre en la Historia del Cine y en temario de la carrera de Psiquiatría.

Escribir comentario

Comentarios: 0