El lado siniestro de los "Cuentos de Hadas"

 ¿Quién no conoce la historia de "Caperucita Roja", "La Cenicienta" o "El Libro de la Selva"? Cuentos infantiles e inocentes que han sido edulcorados hasta eliminar cualquier rastro macabro que un día atesoraron. 

Comencemos con la tierna "Caperucita Roja". En su versión original, la dulce niña, acaba perdida en el bosque y es devorada por el malvado lobo. Un cruel final para la pequeña.


Otro ejemplo lo tenemos en "La Sirenita", quien no se convierte en humana, ni se casa con el príncipe. En el cuento escrito por Hans Christian Andersen, el amado príncipe contrae matrimonio con otra mujer y Ariel se lanza al mar para morir convertida en espuma.


En "El Libro de la Selva", de Rudyard Kipling, Mowgli no acaba de ser aceptado en la civilización, siendo considerado un brujo, por lo que huye de nuevo a la selva. Su familia de adopción es sacrificada y el muchacho, acompañado de lobos, elefantes, e, incluso, de Bagheera, arrasa la aldea como venganza.


¿Os imagináis despertar un día y tener gemelos? Es lo que le ocurre a "La Bella Durmiente". En su versión inicial, es violada por el príncipe, pariendo, aún dormida, a dos gemelos. Uno de ellos es quien le sustrae el veneno y consigue despertarla.


En el primer escrito de "Pinocho", la marioneta acusa a Gepetto de abusos sexuales, aplasta a Pepito Grillo con un martillo, y le arranca de un mordisco la zarpa a un gato. Éste gato será quien acabe con la vida de Pinocho, ¡ahorcándolo!


Uno de los finales más tétricos lo encontramos en "La Cenicienta". En el cuento de los hermanos Grimm, las hermanastras de la joven se amputan trozos de pie para poder calzarse el zapato de cristal, siendo descubiertas, por el príncipe, del engaño. Como castigo, los pájaros les sacan los ojos, y se los entregan a Cenicienta como regalo de bodas.


Perversas historias que han evolucionado con los años. Y tú, ¿qué versión prefieres?

Escribir comentario

Comentarios: 0